miércoles, 20 de abril de 2016

MIERDA: EL DIA DE LA MADRE



Lo siento, pero a veces el título es la forma de llamar la atención, pero también la forma de resumir lo que queréis contar, en poco tiempo. Porque vamos tan deprisa en todo, que ni siquiera dedicamos diez minutos a leer algo que nos guste, demasiado largo, no tengo tiempo, lo dejaré para más adelante, de ahí que se le de tan bien a Twitter, y esté tan de moda, que con 140 caracteres tienes que resumir lo que sientes, y sino estás fuera.

Pués yo con twitter tengo dos problemas, lo primero que no lo manejo, que no lo entiendo, y lo segundo que no lo controlo y 140 caracteres ni de coña, yo con lo habladora que soy no me basta. Será que les gusta a la gente que tiene poco que decir o que no sabe como decirlo o que cuando lo dice las consecuencias no le importan una mierda.

Pero como yo soy consecuente con lo que digo, con lo que pienso y como actúo, aunque me equivoque, me gusta controlarlo y twitter no me deja por eso no me gusta. No porque no sea una buena opción, que no lo dudo, es porque yo no la controlo y me agobio. Me desborda, demasiado rápido para mi. Y os confieso que tengo una cuenta en Twitter, es mas tenía una cuenta que he recuperado, pero el resultado a sido el mismo: Fracaso absoluto. No lo entiendo, no lo sigo, no lo controlo, y por eso no me gusta. Como todo, si lo haces bien te gusta, sino no te gusta y fuera.

Lo intenté con el puta padel hace unos años, estuve dos años dando clase, y me compré el conjunto más mono que encontré, lo intenté, sudé, me esforcé y además estaba de moda, peroooo. No era para mi lo de la pelota nada, lo de perder tampoco me importaba, no soy competitiva, es más soy humilde y admito mis derrotas, pero hasta un límite, la de humillarte pues no. Colgué los hábitos, guarde mis superfalditas con pantalón corto debajo, y mis camisetas a conjunto, de marca por supuesto, y dejé de sentirme humillada de perder partido tras partido, de asumir la derrota con dignidad.  Y a otra cosa mariposa.

Lo que siempre se me ha dado bien lo de ser madre, de lo que mas orgullosa me siento, a lo que más horas he dedicado, de lo que nunca me he cansado, como para abandonar, de lo que más horas de sueño, impaciencia, inseguridad me ha quitado la vida, y de lo que la vida me ha enseñado, para entrenar sin cansarme, para equivocarme sin sentirme culpable, para echarle horas sin necesidad de recompensarlas. Para no se por qué, sin necesitar que me den las gracias me sigo sintiendo bien.

Lo de ser madre se me da bien, y ahí estamos. ya estaaaa ahí, el Dia de la Madre, joder..., primer domingo de Mayo, que ni siquiera he calculado si mis hijos están conmigo o con su padre. Pero es que no me ha dado tiempo.

Navidad, Semana Santa, casi en vacaciones de verano y el Dia de la Madre, con lo que me gusta a mí por encima de mi cumpleaños.

Pero escribo esto porque llevo días recibiendo email, cartas, sms, mensajes en istagram de que no queda nada, Y?

Y mi regalo del día de la madre, lo tenía, lo tenía con mi madre, era tan tan especial, que cada Dia de la Madre, en vez de regalarle yo a ella, que lo hacía, ella envolvía una joya suya y se la ponía, primero en el cuco de mi hijo, luego en su sillita, y luego en su bolsillo para que yo tuviera el regalo de mi hijo Perico. Incluyendo su anillo de pedida, y guiñándome un ojo: Ni se te ocurra decirle nada a papá.

Murió mi madre, hace demasiado tiempo, sus joyas las heredé yo, pocas, porque casi todas las había recibido el primer domingo de mayo de manos de mi hijo. Pero seguí recibiendo regalos financiados por el padre de mis hijos, años más austeros y años mejores, años más generosos, años más presionado. E insisto es el día más bonito que recuerdo para celebrar. Porqué es el día que yo me MEREZCO, con mayúsculas un regalo el de ser madre.

Pero no se porque estoy tan rallada, pero este año no me apetece, es más me jode, porque los regalos, lo se no tienen valor, porque como ya os he contado un montón de veces, hago lo mismo que hizo mi madre, tengo mi caja, mi tesoro, solo mío, lleno de los regalos, manualidades que mis hijos año tras año han hecho en sus coles y he recibido el primer domingo de mayo.

Y espero, igual que yo tengo el recuerdo de ese día tan especial que mi madre me abrió el primer cajón de su armario, yo ya era mayor, y me enseñó una caja en la que guardaba todos lo regalos que le habíamos hecho el día de la madre mis hermanos y yo durante años. Uff aún lo huelo. Que día más especial. Y espero hacer un "Déjà vu" agún día con mi hija..

Bueno, demos tiempo al tiempo, demos tiempo a mi Dulce María, demos tiempo a mi desánimo, debe ser la primavera, que es mala compañera, y demos tiempo a los profes de Perico, y sus ideas fantásticas, para que este Primer Domingo de Mayo se a tan especial como siempre.

Y por favor... dejarnos ser madres con calma y dejar de mandar mensajes, todas las marcas de moda de lo que debemos comprar a nuestras madres, que ya no tengo, y lo que deberían comprar nuestras hijas, con doce años, como la mía, que no tiene dinero ni nadie que le financie.

Respirar, ser madre, significa no tener tiempo para tí, pero la presión de un regalo... Me parece demasiado. Hoy entre email, mensajes, propaganda, y cartas en el buzón, me han agobiado.

No renuncio a mi mejor regalo, para mi caja, este año será mejor que ninguno, seguro, y con mis dos maravillosos hijos está garantizado. Será la primavera...


3 comentarios: